lundi 14 septembre 2015

15 cosas que me han sorprendido de Colombia


Como mis compatriotas están hartos de que critique Bélgica desde que he vuelto (y les entiendo), he decidido ser menos negativo y concentrarme en las cosas que me han sorprendido de Colombia. Quizás pueda dar ideas a algunos para importarlas cuando sea posible, o, quién sabe, planificar su próximo gran viaje.

1) La amabilidad y la tolerancia

Al principio me preguntaba qué estaba pasando. ¿Por qué eran todos tan amables? ¿Es una cámara oculta? ¿Qué es lo que he hecho? ¿Es porque soy extranjero? No, son así también entre ellos. Es una actitud general de tolerancia. Por defecto la gente es simpática. No hay nada que hacer, cuando volvemos a Bruselas tenemos la impresión de que todo el mundo está un poco deprimido o amargado. Cuidado, siempre hay excepciones, y como me decía una colombiana: "Sabes, nosotros también nos deprimimos a veces". Simplemente han encontrado una buena forma para que se vea menos: la sonrisa. Bueno, también tienen a menudo unos dientes muy blancos, eso ayuda.

2) La limpieza 

No todos los barrios son iguales. Pero en la gran mayoría de los casos, las calles de Bogotá o de Medellín, las dos principales metrópolis, están sorprendentemente limpias. Los colombianos parecen respetar su entorno y su infraestructura pública, y no tiran demasiados deshechos o colillas a la calle. Los autobuses están siempre muy limpios, incluso cuando están abarrotados. Es el contraste después de cuatro meses allí, lo que me ha sorprendido a mi vuelta a Bruselas donde quizás nos hemos acostumbrado un poco a la suciedad hasta el punto de no verla y ni siquiera sorprendernos.

3) La higiene 

No sólo la higiene dental es importante en Colombia. También está muy presente en la restauración, y no sólo en las grandes cadenas. Cualquier vendedor de frutas de la calle llevará a menudo guantes y un gorro para cortar un aguacate. Los colombianos le dan mucha importancia también a su higiene corporal. Incluso en un autobús abarrotado, tienes la impresión de que todo el mundo huele bien. El olor de la gente en el transporte público, al contrario, es algo que sorprende mucho a los colombianos cuando llegan a Bruselas o París. De acuerdo, quizás es debido a su baja estatura. Los colombianos son generalmente más bajos y nos llegan a menudo a la altura de las axilas…

4) La seguridad 

Olvidad todo lo que se nos ha enseñado en la televisión en los años 80 y 90. Colombia está ganando su apuesta. Cierra progresivamente uno de los capítulos más dolorosos de su historia. La presencia policial es todavía importante y hay muchos guardas de seguridad privados, pero esto no pesa. Estos agentes sirven también para indicar el camino o verificar que todo está bien en un edificio. Son a menudo mujeres (también me he cruzado en cuatro meses con tres conductoras de coche, más que en toda mi vida en Bélgica). Por lo tanto, después de varios días, acaba uno por sentirse más seguro en Colombia que aquí. Claro que algunas regiones todavía son objeto de conflictos armados pero nadie va a aventurarse allí. Los barrios más pobres de las ciudades exigen también ciertas precauciones (como en Bruselas, donde uno no deja su ordenador a la vista en el coche).

5) El seguro "alcohol al volante" 

En Colombia existen seguros de coche que incluyen una opción "conductor" en caso de que decidamos salir y beber alcohol. Antes de salir, el conductor avisa por dónde piensa salir y da una hora aproximada de cuándo acabará la noche de copas (que puede modificar después). A la hora acordada, un chófer es enviado y lleva de vuelta a casa a todo el mundo. La bebida oficial de Colombia es el aguardiente. Te puede traicionar desde las primeras copas. La idea de este seguro "alcohol al volante" parece haber sido importada de Japón.

6) El bajo nivel de tabaquismo 

No sólo no hay muchas colillas por la calle sino que tampoco se ven muchas en la boca de los colombianos. Las prohibiciones de fumar son a menudo extendidas a las terrazas de los restaurantes y en ciertos espacios públicos no cubiertos. Sin embargo, el precio del paquete de tabaco no es muy elevado  (1 euro), y todavía se venden por piezas. Simplemente a los Colombianos no les gusta fumar. Por un momento pensé que era sólo una impresión, pero he verificado la lista de los países donde más se fuma en el mundo: Grecia es la primera y Bélgica está en el puesto número 20. Colombia está en el puesto 84.

7) La influencia americana 

Ya he hablado anteriormente sobre la calidad del servicio al cliente o el concepto de seguridad. Los colombianos son ante todo americanos. Frente a Estados Unidos han tenido a menudo una relación de amor-odio. Les han necesitado en un momento dado para salir de sus pesadillas, pero no han querido nunca perder su alma por ello. El resultado se ve sin duda simbolizado por la cadena "Juan Valdez", competencia de "Starbuck's". Han cogido el marketing y el servicio a la americana, pero no iban a dejar a los "gringos" vender el café en Colombia sin competencia!

8) Los servicios a domicilio 

¿Quieres una aspirina? ¿Un plato de pasta? ¿Una cerveza fresquita? ¿Un servicio de manicura? No te muevas del sillón. Prácticamente todo se puede hacer entregar a domicilio en las ciudades colombianas. Hasta la tienda más pequeña tiene un servicio de entrega a domicilio. Se desconoce de dónde viene esta práctica generalizada. Quizás de los problemas de seguridad de antaño o a causa de la movilidad (Bogotá es un infierno para conducir). En cualquier caso es muy práctico. Lo que no quiere decir que la gente no salga. Al contrario. Pero al menos si se te olvida algo siempre hay la opción "Domicilios".

9) El interés por la comida sana y bio 

Colombia es el paraíso de las frutas exóticas. Se encuentran más de cien variedades de frutas, gracias a un clima muy diversificado según las regiones. Se sirven zumos de fruta naturales en cualquier sitio y a menudo es lo que la gente bebe durante las comidas. Algunos vendedores anuncian las cualidades nutritivas y las vitaminas asociadas a cada variedad. Las tiendas, snacks o restaurantes "bio" florecen un poco por todas partes en las grandes ciudades.

10) El crecimiento de la economía 

Colombia conoce una tasa de crecimiento cercana al 5% desde hace varios años y no parece que esto vaya a pararse. Los edificios crecen como champiñones y no recuerdo haber visto un comercio que no funcionara. Los centros comerciales abren el domingo y los días festivos y siempre hay gente. Hay muchas inversiones que hacer y empresas por crear en Colombia actualmente. El país se abre de nuevo al resto del mundo. La mente está en la creatividad y la innovación. Este renacimiento económico se siente evidentemente en la actitud de los colombianos con los que me he cruzado, muy positivos cuando se les habla de un proyecto o de una nueva idea. Se tiene la impresión de que se está cumpliendo un "colombian dream".

10) Menos estrés 

Una palabra que he oído a menudo en Colombia: "tranquilo!". Yo me daba prisa, sin duda tenía una actitud estresada. Relax! Evidentemente, soy incapaz de evaluar el nivel de estrés de un individuo. Pero aparentemente la vida parece menos estresante que en Europa. Un día llegué 35 minutos tarde a una cita con el dentista sin poder avisarle. Me deshice en excusas. "Tranquilo!". Bueno era en Bogotá donde un trayecto en taxi de diez minutos puede al final llevar 45…

12) Las cabinas telefónicas humanas 

Parece que el sistema de facturación de las telecomunicaciones móviles en Colombia es kafkiano. Tener 3G no es un problema. La mayoría de la gente utiliza además Whatsapp para comunicarse como en muchos países de America latina. Pero para llamar con tu teléfono, tienes que haber comprado minutos. Y si ya no te queda crédito hay una solución: los vendedores de minutos en la calle. Es gente que lleva uno o dos móviles que prestan por una precio de 100 o 200 pesos por minuto, con cualquier compañía. Cabina telefónica humana es pues una de las numerosas profesiones de calle que se practican allí, aparentemente un fenómeno únicamente colombiano.

13) El sentido de humor 

Es quizás el único punto en común que he encontrado con Bélgica. A los colombianos les gusta bromear y también saben reírse de sí mismos. Su sentido del humor es fino y puede llegar a ser muy sarcástico. Por momentos he tenido incluso la impresión de que practicaban el humor belga! La fiesta nacional colombiana tiene lugar el 20 de julio. Aquí es el 21. ¿En el fondo son quizás nuestros primos lejanos? Quién sabe…

14) El clima 

En Colombia no hay realmente estaciones. El sol sale todos los días a las 6h y se pone hacia las 18h, todo el año (lo que a veces es frustrante en julio y agosto para un europea al que le gustan las largas noches de verano). Algunos meses son más secos o más húmedos, pero las temperaturas sólo varían en función de la altitud. 32 a 36 grados en la costa caribeña, 27 a 29 grados en Medellín, 16 a 19 grados en Bogotá (de día). El fenómeno "El Niño" puede modificar esto pero yo no lo he experimentado.

15) ¿Pero dónde está la cocaina? 

No podía hacer este artículo sin abordar algunos clichés. Evidentemente no he buscado activamente pero según mi primera impresión, no es fácil encontrar cocaína en Colombia. Mucho menos fácil que en Bruselas! No he encontrado a nadie que hubiera tomado en el pasado. No parece algo muy común. Algo lógico puesto que ni siquiera fuman los simples cigarrillos. En cualquier caso, como me decía un colombiano, una cosa es segura: "Si en el pasado hemos producido mucha cocaína en Colombia, es en primer lugar porque estaban los neoyorkinos o parisinos para comprarla!"